Padre e hija se casaron, tuvieron un bebé y afrontan una dura pena.

La relación incestuosa que mantuvo un hombre identificado como Steven Pladl, de 42 años, con su hija Katie Pladl, de 20, ha causado conmoción en Estados Unidos, debido a los detalles que han sido revelados.

Según medios internacionales, la joven Katie fue puesta en adopción cuando era pequeña pero decidió buscar a su padre biológico luego de casi dos décadas. Ambos se encontraron finalmente en el Condado de Wake, ubicado en Carolina del Norte.

Katie empezó a vivir con él en Richmond y compartía vivienda con la exesposa de Pladl, su propia madre y sus dos hermanas. Fue allí cuando ambos iniciaron una relación.

Se detalló que el hombre tuvo una crisis con su esposa, quien abandonó la casa aunque su expareja (madre de Katie) se mantuvo allí, durmiendo en el suelo de la habitación de Katie. Fue ella quien se enteró de la relación incestuosa.

Katie quedó embarazada en mayo de 2017 y el hombre incluso pidió a sus otras hijas que la llamen “mamá”. Su madre decidió denunciarlos ante las autoridades cuando se enteró que se casaron en secreto.

Ambos fueron arrestados el último 27 de enero, trasladados al Centro de Detención del Condado de Wake y han sido acusados de incesto, adulterio y por contribuir a la delincuencia, por lo que afrontan una pena de hasta 10 años de cárcel.