Empiezan a demoler viviendas afectadas por las inundaciones en Tres Unidos, existe riesgo que pueden colapsar en cualquier momento.

Casi una semana después de ocurrido el desborde del río Mishquiyacu en el distrito de Tres Unidos, las viviendas inhabitables están siendo demolidas con apoyo de maquinaria pesada y por los mismos pobladores.

El riesgo es inminente, nadie quiere ingresar al interior de las viviendas, en cualquier momento pueden caer, las bases y paredes están muy húmedas dicen los atemorizados pobladores.

Por donde uno camine, encuentra las viviendas llenos de barro, no hay forma de recuperar nada, requieren urgente ayuda del Gobierno para iniciar la construcción de sus nuevas viviendas.

Actualmente en Tres Unidos, provincia de Picota, funcionan 28 ollas comunes donde comen todas las familias damnificadas, también se han instalado carpas en la plaza de armas y en las calles principales del distrito.

El servicio de agua solo llega a un 20% de la población de una fuente antigua en el sector Bañosillo, la fuente principal de captación, desarenador y línea de conducción que abastece al 80% de la población ha colapsado, es probable que tiene que contarse con una nueva fuente de captación afirma el Alcalde Homero Mendoza.

Mientras tanto, Brigadas de Salud, están atendiendo ambulatoriamente a los más pequeños, algunos empiezan a presentar problemas respiratorios.

El pedido de la mayoría de pobladores es que el Gobierno declare en emergencia el distrito para que pueda llegar pronto la etapa de reconstrucción de este distrito, que ha sufrido por primera vez, el desborde del río con esta magnitud…escuchemos algunos testimonios de pobladores sobre la situación actual en Tres Unidos

Para realizar trabajos sin ningún peligro, Electro Oriente está cortando la energía eléctrica en las viviendas colapsadas en Tres Unidos.