Dos policías mueren en emboscada con narcotraficantes

Dos policías murieron a causa de una emboscada de narcotraficantes perpetrada ayer en el paraje denominado Pasahuaycco, distrito de Luricocha, provincia de Huanta, Ayacucho.

El ataque ocurrió a las 11:30 de la mañana, aproximadamente, contra dos patrullas de la Policía de Carreteras que retornaban a su estación en la ciudad de Huanta, luego de cumplir funciones de rutina en un poblado cercano.

Las víctimas fueron identificadas como los suboficiales de segunda Gino Apaza Mayta (operador) y John Bernales Mendoza (chofer). Otros dos efectivos, que iban en el otro vehículo policial, resultaron ilesos.

buy Lasix

Según las primeras indagaciones, los delincuentes los sorprendieron, disparando ráfagas de metralleta y de fusil desde lo alto de los cerros.

El ataque se centró en el segundo vehículo, en el que viajaban Apaza Mayta y Bernales Mendoza, el que terminó despistado en las faldas del cerro.

Los cuerpos de ambos suboficiales tenían varios disparos de bala. Uno de ellos tiene 12 proyectiles y el otro 14, reveló un perito, quien agregó que a uno de los policías caídos también le destrozaron el cráneo, presumiblemente con un fusil.

Asimismo, la camioneta tiene 56 impactos y en la carretera que une Luricocha con Huanta se encontraron decenas de casquillos, lo que evidencia que se produjo un intenso tiroteo entre los narcotraficantes y los policías que intentaron repeler el ataque.

Los delincuentes se apoderaron de dos fusiles AK47 y dos pistolas Sig Sauer, así como de un chaleco antibalas que llevaba puesto uno de los efectivos.

Los lugareños señalaron que esta zona perteneciente al Valle de los Ríos Apurímac, Ene y Mantaro (Vraem) es bastante peligrosa. Se producen constantes asaltos a los vehículos y es sabido de la presencia de bandas del narcotráfico que usan la ruta para trasladar la droga.

Un poblador indicó que una columna narcoterrorista de unos 15 hombres suele transitar por esta vía que también conduce a San José de Secce, un poblado conocido por formar parte de un corredor por el que se transporta droga hacia las ciudades de la costa.

Tras la emboscada, patrullas combinadas iniciaron una intensa búsqueda de los facinerosos por la carretera Luricocha-Huanta y los poblados que la circundan.

Es una Venganza

En un mensaje por televisión, el presidente Pedro Pablo Kuczynski calificó el atentado como una “venganza”, por la incautación de 721.950 kilos de droga, así como de armamentos y equipos de comunicación realizada por las fuerzas del orden en el Vraem.

“No podemos seguir así”, demandó.

El mandatario reiteró que “para combatir la droga necesitamos desarrollo económico en esta zona tan pobre del Perú, pero que tiene tanto potencial”.

Asimismo, el jefe del Estado expresó su pesar a los parientes de ambos efectivos y felicitó a la Policía por sus esfuerzos por proteger a los peruanos que habitan las zonas más alejadas del país.

Aunque Kuczynski no los mencionó, en los últimos días también se incautaron insumos químicos para la elaboración de droga en Ancón, y el decomiso de más de 300 kilos de clorhidrato de cocaína en Jesús María, que habrían sido despachados desde el Vraem.

Víctimas

Otros ataques

    purchase nolvadex

  • 17 de marzo 2017. Tres efectivos de la Policía antidrogas murieron tras ser emboscados por narcoterroristas en un paraje del centro poblado de Cumumpiari, distrito de Santa Rosa, provincia de La Mar, Ayacucho. Otro policía resultó herido.
  • acquire Antabuse

  • 9 de abril 2016. Diez personas, 8 soldados y dos civiles perecieron en una emboscada ocurrida en el centro poblado de Matichacra, distrito de Santo Domingo de Acobamba, Junín.