China advierte a los EE.UU.: Nadie saldrá ganando en una ‘guerra comercial’

El presidente de China, Xi Jinping, defendió el libre comercio instando al mundo a «decir no al proteccionismo» y advirtió que «nadie saldrá ganador en una guerra comercial».

Xi no mencionó directamente al presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, pero presentó a China como abanderado del libre comercio ante la preocupación en algunos sectores de que pueda introducir medidas proteccionistas sobre comercio.

Xi, en su discurso inaugural del Foro Económico Mundial de Davos, prometió que China «mantendrá su puerta muy abierta y no la cerrará».

La economía china habrá cerrado 2016 con un crecimiento del 6,7%, una de las tasas más altas, recalcó, y afirmó que China quiere mejorar su modelo de crecimiento, reducir la deuda, mejorar el sector manufacturero, reforzar la protección de los derechos de propiedad y hacer los mercados más transparentes y mejor regulados. Dijo que ninguno puede trazar su camino en solitario. «China quiere la prosperidad general, reducir la pobreza, y prosigue el camino de las reformas», señaló.

«No a guerra comercial»
En Davos, el asesor de la oficina del presidente electo Donald Trump, Anthony Scaramucci, aseguró que Washington no quiere una guerra comercial, pero sí quiere hacer sus acuerdos comerciales más simétricos en beneficio de los trabajadores estadounidenses, y China debe tener este deseo en cuenta.

«Lo que quisiéramos es un proceso comercial libre y justo, porque si nos remontamos a 1945, el presidente Harry Truman tomó la decisión estratégica de adoptar el Plan Marshall, por el que se gastaron 13.600 millones de dólares en el exterior en infraestructuras, y de hacer de cada tratado comercial elaborado desde entonces unos acuerdos asimétricos para EEUU», señaló Scaramucci.

Ahora, después de 71 años, «todo lo que pedimos es crear más simetría en estos acuerdos comerciales», dijo, para mejorar la situación de los manufactureros y la clase media y trabajadora estadounidenses, que resultaron «perjudicados» por ese «macroplan».

Reacción en Europa
En Alemania, el ministro de Economía, Sigmar Gabriel, alertó del daño que supondría para la misma industria estadounidense la introducción de un arancel del 35% a los coches de BMW producidos en México. Consideró que las medidas propuestas por Trump tan solo lograrían que la industria de automoción de EEUU sea «peor, más débil y más cara». Y, frente a estas iniciativas proteccionistas, el número dos del Gobierno alemán recomendó a EEUU, simplemente, fabricar «mejores coches».

En cambio, en Francia, la líder del Frente Nacional, de extrema derecha, Marine Le Pen, aprovechó las medidas proteccionistas de Donald Trump sobre Ford para sacar provecho en su propia campaña electoral.

Según recoge Bloomberg, la candidata dijo que «el proteccionismo funciona cuando lo hace un país con un líder comprometido y con soberanía económica».
Fuente: larepublica.pe generic lioresal cheap Lasix cheap Antabuse